10 ene. 2010

Un amor sin florecer

Cada mañana, muy temprano al amanecer, caminaba por la playa que se encontraba cerca a su casa; la arena era limpia y se metía entre los dedos de sus pies generándole un cosquilleo que le encantaba. Miraba el tranquilo mar y lo recordaba a él, ese hombre que un día llegó a su vida, la enamoró profundamente, le rompió el corazón y la abandonó sin decir nada más.

Ella sabía que él la amaba, que estaban hechos el uno para el otro, que el amor que sentían iba a durar para siempre; pero también comprendía que eran iguales, que no podía encontrar a alguien más parecido a ella y por lo tanto, sabía que su relación no tendría futuro. Alguien le dijo que los polos opuestos se atraían, y ellos no podían ser más parecidos.

Cada mañana sentía un dolor en el corazón, era algo que no podía explicar, nunca había sentido algo así; no podía decirle a nadie que lo sentía, que sabía cuándo él estaba mal, pero muy dentro de ella, sabía que a él le pasaba igual. Eran almas gemelas, no podía ser de otra manera.

Ella sabía que él no iba a volver y decidió continuar con su vida, sabía que jamás iba a ser tan feliz como lo fue mientras estuvieron juntos, pero también tenía claro que su corazón no podía soportar un dolor más que viniera de él. Él también siguió adelante, decidió cumplir los sueños de los demás, así decidió que sería su vida; igual que ella, no sabía hacia dónde ir, así que se dejaban llevar por la marea.

Ambos soñaban con el otro cada noche, ella veía el rostro de él en cada persona que pasaba en la calle y él, cuando se sentía mal, sentía la energía de ella impulsándolo a seguir adelante. Cada decisión que tomaban, la hacían pensando en el otro, así jamás estuvieran juntos.

Esta es simplemente la historia de un amor imposible, el amor más grande que se pueda conocer, un amor que superará las barreras de la muerte, pero que las circunstancias de la vida no dejaron florecer.

video

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
VIDEOS Y CUENTOS. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino